viernes, 5 de noviembre de 2010

Aquellos increibles cuentos


Este post se lo dedico a mi gran bloger-amigo Dormidano, a quien ésto le gusta más que el dulce de leche.
Imperdible final de aquel espectacular album. Para mi, uno de los más grandes de la historia del rock (en éste caso, el denominado "rock sinfónico").

Como se que en el laburo no puede escucharlo, no deje de hacerlo en su casa. Es una fantástica versión en vivo del año 2001.

13 comentarios:

  1. Que discazo este!!!!!!!!!!!
    Todavía conservo el vinilo doble.
    Cuando llegue a casa lo escucho de una. Me acuerdo que el disco 1 me gustaba mas que el disco 2.
    Afortunadamente ahora lo tengo en mp3.Mi hija heredó el gusto por el rock sinfónico, de hecho quiere ir a verlo al luna.
    Este disco y "Close to the edge" son de los mas grandes que ha dado el rock.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. No te hacía de este palo, Augusto. Sos como yo; de los que gustan de muchos géneros musicales. En cualquier momento posteo una brava de tu colega Steve Howe
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Justo hace un par de días andaba escuchando The Yes Album, el del 71, creo.
    Pero mi disco favorito es Drama.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, llamarme colega de ese maestro me da vergüenza!!
    Ese tipo sí que es un guitarrista completo, toca todos los estilos de una manera espectacular.
    Además toca con una de las guitarras mas jazzeras que existe que es la Gibson ES175, años mas tarde Gibson sacó la SE175 S. Howe Signature que se te cae la baba.

    Sí Unfor, este palo también lo curtí, Junto a ELP Y Pink Floyd me he castigado durante años enteros.
    Creo que menos cumbia me gusta todo, a lo sumo hay cosas que por ahí no les di mucha bola como por ejemplo a Bowie que pusiste en el otro blog.

    ResponderEliminar
  5. Nooooo !!!
    No me voy a pelear con mi bloger-amigo Ricardo.
    Drama es un drama!
    No, no dije nada. Una maza, Richard! Gustos son gusto, che. Después de todo, mucha gente no entiende como puedo ser de Independiente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Exacto Augusto: menos cumbia. Salvo Pablito Lescano, eh. Un showman el tipo; ja, ja.

    ResponderEliminar
  7. Recién vi el video, casi se me cae un lagrimóm al escuchar ese sonido de guitarra del maestro (que dicho sea de paso toca con una guitarra que no reconozco).
    La voz de Anderson está intacta!!
    Que tipos grosos!!

    ResponderEliminar
  8. Yo viví la época en que apareció esta joya, Augusto. Lo escuchaba con dos super parlantes y no lo podía creer. "Tales" era algo distinto a todo.
    Mas adelante, llego de Mar del Plata y en una disquería de Constitución estaban pasando Relayer! Yo decía, -"Estos tipos, adónde van a llegar?" A partir de ahí fue otra cosa. No digo menos buena (para mi, desde ya que si), pero muy distinta.

    ResponderEliminar
  9. Voy a decir lo que me sale:
    ¡La madre que lo tiró las patas!
    Es una joya desde donde uno lo mire y lo escuche.
    El set de percusión es impresionante. Más que todo por la combinación de texturas percusivas distintas amalgamadas en una sola voz, compleja, con un sentido de unidad profunda, pero a la vez en donde todos los instrumentos han conservado su unicidad.
    Y del rock sinfónico qué podría decir que no se haya dicho ya. Es como una vorágine en donde todo tiene un sentido más allá de su sonido inmediato.
    Que lo parió, ya me parezco a Adorno en "Reacción y progreso y otros ensayos musicales"
    Muchas gracias Don Unfor.

    ResponderEliminar
  10. Coincido con vos Unfor, lo que mas me gusta de Yes es hasta Relayer, después ya fué otra cosa, pero también es cierto que yo tomé otros rumbos, salté del rock sinfónico al jazz/rock con Al dimeola y Chick Corea, a Mac Laughlin y todos esos monos.
    Creo que todas las cosas diferentes que escuché entre el 76 y el 81 (años de mi secundaria en el industrial) son dignas de diván porque parecía diez personas diferentes.
    Lo único que se mantuvo constante en mi vida fué el flaco.

    Jajaja, la palabra de verificación era stern, tremendo violero!!!

    ResponderEliminar
  11. De nada, Dormi. Ahora vaya y digale todo eso a Geraldinho que nos trata de "dinosaurios"; ja, ja.
    Y eso que hay cosas contemporáneas como las hechas por Clive Nolan, algunas de las cuales posteé.

    Dormi; "el rock sinfónico not dead" (claro, no tenemos "rebeld boys" como los punk's", pero la bancamos, man!).

    ResponderEliminar
  12. De lujo los tres que nombraste, Augusto. Y luego, Pat Metehny!

    A mi me gustan mucho, pero la verdad, yo me volví más bien al rock rústico, aunque más de uno me acusó de "primitivo"; ja, ja.
    Los '80 fueron raros; buen pop, pero muy comercialote también. Hasta Mike Olfield se puso a hacer cosas boludazas.
    El punk no lo soporto! Ningún amante del rock sinfónico, creo.
    Y bueno, aparecieron con fuerza U2, Police. Ya fue otra cosa la cosa...
    Medio de diván, como bien decís, hasta que vino Stevie!.

    ResponderEliminar